Jul 21

El Universo Invisible


Cuando observamos el cielo en una noche tranquila y despejada, sin la luz de la Luna y sin nubes, vemos estrellas brillantes y muchas otras más pequeñas y menos brillantes. También vemos “nubosidades” que forman la Vía Láctea, nuestra galaxia.

Pero, ¿Eso es todo?, ¿Y no hay nada más en ese inmenso espacio entre las estrellas?

Nuestra vista no percibe la materia tenue y oscura que hay en el espacio, ni aquello que no esté iluminado por la luz de las estrellas. Somos “ciegos” para apreciar la inmensa cantidad de materia escondida en el Universo.

La luz que vemos y que ilumina a los objetos oscuros como planetas, asteroides y nubes de gas, no es más que una de las muchas formas de radiación que nos llega de todo el Universo. También existe la radiación infrarroja, de más baja frecuencia; y radiación ultravioleta, de frecuencia más alta, ambas invisibles para el ojo humano. ¿Y cómo hacemos para verlas?

La tecnología moderna ha diseñado y fabricado telescopios especiales para suplir esta deficiencia de nuestra vista. Los telescopios tradicionales u ópticos no ven la materia escondida que hay en todo el Universo, solo captan la luz visible. Viene bien un sencillo ejemplo para explicar lo que es la radiación infrarroja en la vida cotidiana: cuando dejamos un automóvil con las lunas cerradas por algunas horas en un día soleado, notaremos, el retornar y abrir el carro, notaremos que un fuerte calor se ha acumulado en el interior de la cabina del carro. Sucedió que la radiación infrarroja del Sol penetró dentro del automóvil, y como esa radiación tiene baja frecuencia, se quedó atrapada dentro de la cabina “rebotando” y sin poder volver al espacio. Ese calor fue producto de la radiación infrarroja del Sol, y eso que nuestra atmósfera “filtró” la mayor parte de esa radiación que, en grandes cantidades son letales.

Los rayos infrarrojos muestran los fotones de la luz y para detectarlos de mejor manera hay que salir fuera de la Tierra e ir al espacio. En 1946, el físico norteamericano Lyman Spitzer (1914-1997), propuso la idea de llevar un telescopio al espacio. En su época fue ciencia ficción pero ahora, gracias al desarrollo de la ciencia y la tecnología, se ha hecho realidad.

Los telescopios de luz infrarroja son detectores de alta sensibilidad enfriados casi hasta el cero absoluto (-273°C) y se colocan en órbitas alejadas del calor de la Tierra para detectar la materia que, a bajas temperaturas, abundan en el Universo. Varios telescopios infrarrojos han sido puestos en el espacio desde los años 80 del siglo pasado. Y, precisamente, uno de los más modernos y que más descubrimientos ha hecho es el telescopio infrarrojo Spitzer, en homenaje a quien propuso esa brillante idea.

Muchos grandes descubrimientos se han hecho desde entonces; entre ellos destacamos:

  1. El descubrimiento de estrellas enanas rojas y marrones. En el Universo existe un número increíble de estrellas más frías y pequeñas que nuestro Sol, se llaman enanas rojas. También se descubrieron estrellas fallidas que, a falta de masa, se quedaron a “medio camino” de su evolución estelar y no pudieron encender su fuego nuclear. Son las llamadas estrellas marrones, y hay muchas de ellas. Gracias a esta nueva tecnología ahora sabemos que existen estos extraños objetos.
  1. El telescopio Spitzer, en 2003, mostró estrellas nuevas formándose dentro de nubes de gas y polvo. Ahora sabemos que dentro de la famosa Nebulosa de Orión hay muchas de ellas y por eso llamamos a esa nebulosa “la fábrica de estrellas”. Asimismo, se descubrieron galaxias muy jóvenes todavía envueltas en polvo y gas. Esos objetos oscuros todavía emiten calor y luz infrarroja y fueron detectados por el Spitzer.
  1. Han sido detectados más de 150 nuevos exoplanetas alrededor de otras tantas estrellas sin siquiera haber visto la luz. Los telescopios infrarrojos pudieron hacerlo.

El futuro de la astronomía en el infrarrojo es promisorio. El telescopio espacial Hubble, que también fue equipado con sensores infrarrojos, ha brindado satisfactorios resultados a la ciencia. El futuro telescopio espacial Webb, que está listo para relevar al Hubble, nos traerá, de seguro, grandes y nuevos descubrimientos porque está equipado con la mejor tecnología de punta que se conoce en la actualidad.

Erwin Salazar
Planetarium Cusco

About the Author:

Leave a Reply

*

Need help?
¿Necesitas ayuda?