Jun 27

Volcanes fuera de la Tierra.

Monte Olimpo en Marte. Fotografía de la NASA.

¡No es ciencia ficción! Los volcanes no son una particularidad exclusiva de la Tierra. Se han descubierto muchos volcanes, a cuál más extraños, en otros planetas y satélites del Sistema Solar. Pero, ¿cómo son?, ¿qué sabemos de ellos?

Un volcán es, en términos muy sencillos, un gran tubo o caldera natural que se forma y sale del interior de la corteza terrestre, a causa de la acumulación y presión de gases y magma caliente, para expulsar en forma violenta a la superficie del planeta lava y gases generando sismos y terremotos. La forma cónica de los volcanes es muy típica porque en su cumbre están los cráteres que es por donde expulsan el material que rellena el entorno hasta formar la forma que tienen, aunque no todos tienen esa forma. La palabra volcán deriva de Vulcano, el dios mitológico romano del fuego. Nuestro planeta posee muchísimos volcanes y algunos han provocado a lo largo de la historia terribles desastres y hasta la desaparición de ciudades, islas y grandes territorios en todo el mundo. Nuestro país también tiene muchos volcanes y muchos de ellos son activos. Nunca se sabe cuándo iniciarán una explosión o una emanación de gases.

Una novedad que trajo la exploración del espacio fue el descubrimiento de volcanes fuera de nuestro planeta. Hay planetas y lunas que poseen volcanes activos y apagados, algunos gigantes y otros en actual actividad. Los hay aquellos que arrojan lava ardiente y gases, y otros que expulsan agua. Veamos algunos ejemplos:

Nuestro satélite natural, la Luna, posee miles de cráteres que aparentemente son volcanes y mucha gente cree que es producto, como en la Tierra, de actividad interna. Los cráteres lunares son producto de impactos de asteroides o grandes meteoritos ocurridos en épocas remotas. Aún hoy en día, de vez en cuando, siguen cayendo meteoritos que crean nuevos cráteres. Pero también se sabe que la Luna tuvo, hace millones de años, muchos volcanes que inundaron su superficie con lava; son lo que hoy conocemos como “mares” lunares. Ahora los volcanes lunares están muertos y casi no queda huella de ellos.

En el planeta Venus se ha encontrado huellas de intensa actividad volcánica y se han ubicado más de 1,600 lugares donde hay volcanes grandes y además otros miles de pequeños volcanes cubriendo todo el planeta. El volcán más grande que se ha ubicado ha sido llamado Maat y tiene una altura de 8 mil metros, tan alto como el monte Everest. Se sabe en la actualidad que cientos de volcanes están en este instante haciendo erupción.

Marte cuenta con el volcán extinto más grande del Sistema Solar, se llama Monte Olimpo y sobrepasa los 24 km de altura, tres veces más alto que la montaña más grande de la Tierra. En su base mide unos 600 km y su cráter tiene un diámetro de 200 km. Además de este súper volcán, Marte tiene muchos volcanes gigantescos apagados y otros menores también. En la actualidad no se ha comprobado actividad volcánica en Marte y al parecer ya pasó por esa etapa antes de convertirse en un mundo frío y desértico.

También se ha encontrado volcanes en algunas lunas de los planetas gigantes. Por ejemplo, la luna Ío, de Júpiter, tiene la mayor actividad volcánica entre los satélites planetarios. En este momento, más de 100 volcanes están en plena actividad. Ío es un mundo lleno de contrastes, mientras que cerca de los volcanes ocurren grandes lluvias de azufre hirviente, en otras áreas la lava volcánica se ha ido enfriando cubriendo zonas que se ven como desiertos planos llenos de lava enfriada de azufre. Ío tiene más de 400 volcanes y el año 2007 la sonda espacial New Horizons, mientras pasaba cerca de esta luna, pudo fotografiar penachos de gas y lava elevándose a más de 400 km de altura.

Otra luna de Júpiter que ha mostrado actividad “criovolcánica” (expulsión de vapor o agua a la atmósfera en grandes chorros a manera de géiseres) es Europa. Desde varios puntos de la superficie rajada de esta luna, se elevan chorros de vapor y agua, inusitadamente calientes, pese a que Europa es una luna cubierta de agua helada. En 2004 el telescopio espacial Hubble tomó fotografías de estos penachos de gas y agua. Se sospecha que debajo de la corteza helada de Europa existe un gran océano de agua líquida. Hay mucho interés por una misión futura para develar este misterio.

También el planeta Saturno tiene una luna con gran actividad criovolcánica. Se trata de Encelado, que tiene un diámetro de unos 500 Km, y durante un sobrevuelo de la sonda Cassini, en 2010, se encontró grandes géiseres de agua y trozos de hielo que expulsa al espacio a través de grietas en su superficie cerca del polo sur. Se trata de fuentes hidrotermales que revelan una intensa actividad geológica interna debido a las mareas gravitacionales que le ocasiona el gigantesco Saturno.

Por último, la sonda Voyager 2, que pasó cerca de Neptuno, en 1999, descubrió que la luna Tritón, de unos 2700 km de diámetro, mostraba actividad criovolcánica. Las fotos muestran grandes columnas de material oscuro conteniendo nitrógeno, metano y dióxido de carbono que se elevan hasta alturas de más de 400 km. Este fenómeno se debe al llamado “tirón gravitacional” que ejerce Neptuno sobre su luna Tritón haciendo que su estructura interna se derrita y flexione, provocando violentas erupciones.

¿Qué otras sorpresas nos deparará la investigación en el futuro? No lo imaginamos, pero ahora sabemos que la Tierra no es único planeta que tiene terribles y peligrosos volcanes.

Erwin Salazar
Director Científico de Planetarium Cusco

About the Author:

Leave a Reply

*

Need help?
¿Necesitas ayuda?